El Alto Comisionado de la ONU, los Principios de París y el Defensor del Pueblo

In Editorial
enero 16, 2021
0 Comments

Por José Manuel Jerez-No obstante las diferentes designaciones que se le han conferido a las “Instituciones Nacionales de Derechos Humanos” (INDH) -Ombudsman, Defensor del Pueblo, Procurador de los Derechos Humanos, Comisionado de la Administración, Defensor de los Derechos Humanos, Canciller de Justicia, Comisionado para los Derechos Humanos, Procurador del Ciudadano, Defensor de los Habitantes de la República, Protector del Ciudadano, Abogado del Pueblo, Abogado Parlamentario, entre otras, todos comparten una misión: promover y proteger los derechos humanos. En 1991, se celebró en París la “Primera Reunión Técnica Internacional sobre las Instituciones Nacionales de Promoción y Protección de los Derechos Humanos”. Uno de los resultados fundamentales de aquella reunión fueron los Principios relativos al estatuto de las Defensorías del Pueblo, denominados Principios de París. Estos Principios son normas internacionales y tienen el carácter de condiciones mínimas que una INDH, llámese Ombudsman, Defensor del Pueblo, etcétera, debe satisfacer para que sus homólogos y el sistema de las Naciones Unidas le otorguen credibilidad.

Mediante resolución 48/134, del 20 de diciembre de 1993, la Asamblea General de la ONU acoge los Principios de París, anexando los mismos a dicha resolución. Hoy día los Principios de París son una forma generalmente aceptada de poner a prueba la legitimidad y credibilidad de una institución y han pasado a formar parte del vocabulario de los derechos humanos. “La Conferencia Mundial de Derechos Humanos”, celebrada en Viena en 1993, fue un punto de inflexión para las Defensorías del Pueblo. En esta Conferencia se aprobó la “Declaración y el Programa de Acción de Viena”, que además de poner de relieve el carácter universal, progresivo, indivisible e interdependiente de los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos, adoptó la importante decisión de establecer el cargo de “Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”, la cual, ese mismo año, fue acogida por la Asamblea General, dando lugar a la creación de la “Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos” (ACNUDH). Por primera vez, se reconoció oficialmente a las Defensorías del Pueblo, que cumplían los Principios de París, como actores importantes y constructivos en la promoción y la protección de los derechos humanos, y se alentó oficialmente su establecimiento y fortalecimiento (A/CONF.157/23, Parte 1, Párr. 36). “La Conferencia Mundial de 1993”, sirvió también para consolidar la Red de Instituciones Nacionales, creada en París en 1991, y allanó el terreno para el establecimiento del “Comité Internacional de Coordinación de las Instituciones Nacionales para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos”.

El “Comité Internacional de Coordinación de las Instituciones Nacionales para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos” (CIC), es un órgano internacional independiente que promueve la creación y el fortalecimiento de esas instituciones en consonancia con los Principios de París. El 22 de marzo de 2016, la Asamblea General sustituyó ese nombre y adoptó: “La Alianza Global de las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos” (GANHRI), por sus siglas en inglés. La “GANHRI” promueve el papel de las Defensorías del Pueblo en todo el mundo, proporciona un foro para que sus miembros interactúen e intercambien información y facilita su colaboración con las organizaciones internacionales. Asimismo, impulsa y fortalece las Defensorías del Pueblo, para que operen en conformidad con los Principios de París y toma iniciativa en materia de promoción y protección de los derechos humanos. Las Asambleas Generales, las reuniones de su Buró y del Subcomité de Acreditación de la “GANHRI”, así como las conferencias internacionales, se realizan bajo los auspicios del “Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos” (ACNUDH). La Oficina del ACNUDH ha definido como uno de sus objetivos primordiales el de ayudar a las Defensorías del Pueblo en la consecución de los estándares fijados por los Principios de París, ya que considera que las Defensorías del Pueblo son parte fundamental del sistema de protección de derechos humanos.

El ACNUDH forma parte de la “Secretaría General de las Naciones Unidas” y se encarga de dirigir el programa de derechos humanos de la Organización. Desde 1993 ha estado encabezado por el “Alto Comisionado para los Derechos Humanos” y trabaja con un siempre creciente abanico de identidades, no solo gobiernos e instituciones nacionales de derechos humanos, sino también de la sociedad civil y las empresas, para imbuir un amplio compromiso con los derechos humanos. El “Alto Comisionado” es la máxima autoridad en materia de derechos humanos en la ONU y se encarga de promover y proteger todos los derechos humanos contenidos en la “Carta de las Naciones Unidas” y el “Derecho Internacional de los Derechos Humanos”. El “Alto Comisionado” trabaja para que los estándares de derechos humanos sean integrados en todos los Programas de las Naciones Unidas y asegurar que el trabajo por la paz y la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos, los tres pilares fundamentales del sistema de las Naciones Unidas, se relacionen y reafirmen entre sí, y que los derechos humanos sean la piedra angular de todas las actividades de las Naciones Unidas. El PNUD y el ACNUDH, han venido participando cada vez más intensamente en el establecimiento y fortalecimiento de las Defensorías del Pueblo y, la relación con estas instituciones, se ha convertido en una prioridad para ambos órganos del sistema de las Naciones Unidas.

Los derechos humanos son una preocupación básica de las Naciones Unidas y, las Defensorías del Pueblo, son mecanismos fundamentales para hacer realidad esos derechos. Las Naciones Unidas han incrementado sus actividades orientadas a la creación y consolidación de esas instituciones en consonancia con los Principios de París, como elemento importante para velar por los derechos humanos a nivel nacional. Al creciente interés de las Naciones Unidas por las Defensorías del Pueblo, ha seguido de forma paralela, una mayor participación de estas instituciones en la arena internacional, así como sus esfuerzos cada vez más eficaces por organizarse a nivel internacional y regional.

_____________________________________

Artículo publicado en “acento” el 15-10-2020

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *