La Fuerza del Pueblo alerta sobre una crisis Agroalimentaria en el País

In Política
febrero 22, 2021
0 Comments

Santo Domingo.-Desde principio de la pandemia de la COVID-19 las secretarías de Asuntos Agropecuarios y de Desarrollo Rural de la Fuerza del Pueblo hemos advertido a las autoridades sobre los riesgos de una eventual crisis agroalimentaria en la República Dominicana y sobre la preocupación por la escalada alcista de los precios de los principales alimentos de la canasta básica familiar, tal como ha expresado en reiteradas ocasiones a los medios el Dr. Leonel Fernández Presidente de nuestra organización política.
Manifestamos nuestra preocupación por la descapitalización de los productores medianos y pequeños para poder continuar sus actividades productivas, así como la disminución del poder adquisitivo de las familias dominicanas debido a la reducción de sus ingresos monetarios, como consecuencia de las suspensiones y despidos laborales, así como la paralización o disminución operativa de las empresas.
En ese sentido sugerimos al gobierno la urgente creación de un fondo especial con recursos extrapresupuestarios para que el Ministerio de Agricultura, el Instituto Nacional de Recursos Hidráulico (INDRHI) y el Instituto Agrario Dominicano (IAD) puedan respaldar los proyectos agropecuarios de producción de alimentos a nivel nacional.
De igual modo planteamos establecer una moratoria en los pagos de capital e intereses de los préstamos otorgados por el Banco Agrícola (BA), el Consejo Nacional para la Reglamentación y Fomento de la Industria Lechera (CONALECHE) y el Fondo Especial de Desarrollo Agropecuario (FEDA) para los pequeños y medianos productores durante un período de seis meses, entre otras medidas y acciones de políticas.
Lamentablemente esas recomendaciones no han sido tomadas en
consideración por las autoridades y la situación de alza de los principales
productos de la canasta básica familiar hoy es insoportable para la mayoría de las familias dominicanas al tiempo que los productores medianos y pequeños enfrentan una gran descapitalización y pérdidas económicas.
Desde junio de 2020 las estadísticas del Banco Central muestran una espiral
inflacionaria en los precios de los alimentos que no se ha detenido hasta la fecha.
En dicho período, el Indice de Precio al Consumidor (IPC) para el renglón
alimentos y bebidas no alcohólicas refleja una inflación acumulada superior al once por ciento (11%) y 27 de los 36 principales productos de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) han experimentados incrementos de precios de hasta 48%.
A pesar de las buenas intenciones del Presidente de la República, en lugar de aplicar programas, proyectos y políticas públicas orientadas a enfrentar las verdaderas causas de la problemática se han estado implementando acciones puntuales que, en algunos casos, agudizan las dificultades del sector.

No se concibe los inconvenientes que han tenido los pequeños y medianos
productores para tener acceso a los 5 mil millones inyectados por el gobierno al Banco Agrícola para ser prestados en condiciones crediticias especiales por motivo de la pandemia. Tampoco se entiende la falta de planificación de las incubaciones de huevos para la producción de pollos de engorde que provoca en ocasiones sobre oferta que deprimen los precios en detrimento de los productores y, en otras, escasez que incrementan los precios del pollo al consumidor.


Es conocido el aumento de precio que han tenido últimamente los insumos de producción importados, especialmente los commodities maíz y soya, fertilizantes y el petróleo. Sin embargo, durante el período 2008-2012 enfrentamos precios históricos de esos insumos de importación y logramos mantener estables los precios de los alimentos, precisamente aplicando acciones, programas y políticas públicas para contrarrestar sus efectos.
Entendemos que para enfrentar la escasez y las alzas de precios de los
alimentos básicos el gobierno debería apoyar los pequeños y medianos
productores en un plan masivo de producción y al mismo tiempo diseñar
mecanismos de compensación de impuestos con los importadores de alimentos y acuerdos con las empresas de agroquímicos para impactar los costos de producción, garantizar rentabilidad a los productores y precios accesibles a los consumidores.
Nos hacemos eco de las denuncias frecuentes de la Asociación Nacional de
Profesionales Agropecuarios (ANPA) sobre cancelaciones masivas de
profesionales agropecuarios, muchos de ellos de altas calificaciones y
experiencia en el desempeño de sus funciones. Los profesionales agropecuarios son para la alimentación lo mismo que son los médicos para la salud en medio de la pandemia del COVID-19. Todo lo contrario, para garantizar la seguridad alimentaria en las circunstancias que vive el mundo hoy es necesario motivar e incentivar los profesionales agropecuarios como personal de primera línea en las actividades productivas.
Finalmente manifestamos la preocupación del Dr. Leonel Fernández por la
alimentación del pueblo dominicano, la producción nacional y el acceso a los alimentos por parte de los consumidores a precios razonables y accesibles; y resaltaron el gran compromiso de la Fuerza del Pueblo para con la sociedad dominicana, organización política que a poco más de un año de creada, ha asumido la defensa de todos los ciudadanos.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *