Madre de Junior colapsa en juicio por brutales imágenes del asesinato mostradas al jurado

In Nueva York
mayo 24, 2019
0 Comments

Nueva York, por Miguel Cruz Tejada._ La madre del estudiante dominicano Lesandro Guzmán Feliz (Junior), asesinado por pandilleros de Los Trinitarios que son enjuiciados en El Bronx, colapsó ayer jueves, sufriendo un ataque de histeria, al ver las brutales imágenes del homicidio del 20 de junio de 2018, en las que aparece la del machetazo letal que le dieron en la garganta, y tuvo que ser atendida por paramédicos que fueron llamados al tribunal.

Ante los desesperados gritos y convulsiones de la señora Leandra Feliz, en los que repetía “¡No, no, no…!”, al ver las imágenes, el juez del caso, ordenó que fuera escoltada fuera de la sala y se le proveyera atención médica.

Ella, fue escoltada por oficiales de la corte junto a familiares que la acompañaban, pero se desconoce si rechazó o no la atención de los paramédicos que estacionaron una ambulancia frente al edificio del tribunal.

Leandra comenzó a temblar y luego a gritar cuando se mostraron las imágenes del asesinato de su hijo el verano pasado.

El juez Robert Neary, se quejó de la interrupción y autorizó al jurado y al personal, para que almorzara, diciendo que alguien se puso bastante histérico y gritó.

Dos amigos trataron de detener a la madre de Junior, antes de que tres policías la consolaran y la sacaran de la sala.

Los oficiales de la corte pidieron a los presentes en el pasillo fuera de la sala de justicia, que no grabaran el episodio, porque era una emergencia médica.

El estallido dramático es solo el más reciente en el juicio con una gran carga emocional que se les sigue a cinco de los 14 pandilleros involucrados en la muerte de Junior.

El martes, Feliz fue abordada por una mujer embarazada que al parecer, tiene vínculos con los acusados, vociferándole insultos con obscenidades a la madre de Junior.

La madre abandonó la corte a principios de este mes, para no ver las imágenes, calificando los videos de abuso mental.

«No puedo ver más esos videos. Es demasiado», dijo ella a los reporteros el tercer día del juicio.

Su colapso, aparentemente se debió a un ataque de pánico, después de que la defensa tratara de desprestigiar al pandillero Kevin Álvarez, uno de los testigos estrella de los fiscales, haciendo ver que actuó sin órdenes de los jefes de la pandilla, y que fue él, por sí mismo, quien arrastró a Junior fuera de la bodega.

Ocurrió cuando estaban interrogando al pandillero, mientras mostraban el video de la noche en la que mataron a su hijo.

La prensa aún desconoce qué ocurrió exactamente, pues no dejaron salir a nadie.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *