La Tutela Judicial Diferenciada

In Opiniones
enero 2, 2020
0 Comments

La Tutela Judicial Diferenciada.

Por Juan José Felix.-La sentencia marcada con el No. TC/0127/13 resulta interesante, en razón de que en ella el Tribunal Constitucional decide la variación de uno de sus criterios, es decir, que la acción directa de inconstitucionalidad, se encuentra reservada para actos administrativos de alcance general, no así para actos administrativos de alcance particular; dejando este último a la competencia de la jurisdicción contenciosa administrativa, al través del recurso contencioso administrativo, y de manera simultánea de aplicables medidas cautelares.

La variación de dicho criterio, viene en razón de que el Estado dominicano reintentó expropiar terrenos que ya habían sido decididos por la Suprema Corte de Justicia como no sujetos a expropiación, al dejar sin efecto dicho jurisdicción judicial, un Decreto, a tales fines.

Dicha expropiación suponía una actuación inconstitucional que violentaba el derecho fundamental a la propiedad, además de que interrumpía la eficiencia de una decisión jurisdiccional, violentando así el mecanismo de protección fundamental denominado tutela judicial efectiva, pues dicho principio se concretiza con el cumplimiento de lo ordenado por el juez.

Cabe destacar que ni la Constitución ni la Ley 137-11 Orgánica del TC y los Procesos Constitucionales, artículos 185.1 y 36, respectivamente, impiden que actos administrativos de alcance particular, puedan ser conocidos vía directa por ante el TC; basta una mirada a dichos textos legales para darse por confirmado del presente planteamiento. Sin embargo, en aras de no cargar al TC, el mismo pone bajo la tutela de la jurisdicción contenciosa administrativa, el conocimiento de actos administrativos de alcance particular. Imaginemos a un empleado de estatuto simplificado, que haya sido desvinculado de sus funciones, y decida demandar la nulidad del acto administrativo que le afecta, vía directa por ante el TC. Sin duda alguna que aquí encuentra sustento el criterio reiterado de dicho tribunal.

Importante es decir que el TC al variar su criterio, no implica la pérdida de vigencia del anterior. Lo que hace el TC es fundamentarse en el principio de tutela judicial diferenciada, es decir que el juez está obligado a utilizar los medios más idóneos y adecuados a las necesidades concretas de protección frente a cada cuestión planteada. (Ver artículo 7.4 de la Ley Orgánica del TC y de los Procedimientos Constitucionales).

Las motivaciones de la variación del criterio, le es obligatoria al juez, es decir, indicar las características el caso concreto, el cual le obliga a variar su ulterior criterio. Ahí encuentra legitimidad la postura del juez.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *