Enseñanza de inglés es muy deficiente en escuelas públicas

In Nueva York
agosto 15, 2014
0 Comments

EstudiantesDe acuerdo al currículo del Ministerio de Educación, los estudiantes dominicanos del sector público deben salir del bachillerato dominando el inglés, pero su capacitación en el área no alcanza ni un nivel A2 de competencia lingüística requerida por los parámetros internacionales, o lo que es lo mismo, que un segundo nivel de cualquier instituto. 

¿Qué pasa con los ocho años y las más de 700 horas de exposición a la enseñanza de ese idioma a que son sometidos los estudiantes? ¿Por qué los estudiantes de escuelas públicas del país no aprenden inglés? ¿Qué está fallando en el programa aplicado?

Juan Valdez, presidente de la Asociación de Profesores de Inglés del país, explica que en ello inciden varios factores que se han repetido por años, pero aclara que el problema básicamente no son los maestros ni los estudiantes, sino el sistema educativo nacional que no ha definido claramente una política dirigida a la enseñanza de lenguas extranjeras en las escuelas. 

Sin política de Estado

Entre las variables que influyen en esta dramática situación de la enseñanza del inglés se señala como factor de primer orden la falta de una política de Estado enfocada en que los estudiantes aprendan el inglés de verdad.

“El peor de los factores que impide que se aprenda inglés en las escuelas es el contexto educativo, cuál es el contexto: no hay un política del Estado destinada a que se aprenda inglés u otro idioma en las escuelas, el inglés está puesto ahí en el currículo porque sí”, señala.

Sus conclusiones son reflejadas por un estudio que hizo la entidad que dirige y presentado en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) titulado “Por qué no se aprende inglés en las escuelas de República Dominicana”, el cual abarcó 5,000 secciones de clases, 134 escuelas, más de 2,000 profesores y 187,000 estudiantes. 

El estudio también arrojó que el 90% de los estudiantes dominicanos está motivado a aprender inglés, así como que la escuela es el lugar ideal para ello.

Debilidades prácticas

La enseñanza en español y la falta de herramientas audiovisuales son otros de los factores que inciden negativamente en el proceso. “Los estudiantes realmente no aprenden inglés porque solamente un 30% de los maestros enseñan inglés en inglés, pero el 70 lo hace en español, y la pedagogía demuestra que el estudiante que no sepa nada de inglés las clases sí pueden ser totalmente en inglés”.

A esta realidad se suma que el uso de las técnicas orales es mínimo, pues en las escuelas no hay televisión, radio, CD o DVD y el único recurso con que cuenta un profesor es tiza y un borrador.

Sobre los profesores, Valdez planteó que “el gran vacío general está en Básica, de quinto al octavo. Más del 80% de los profesores en básica que dan clases de inglés no son profesores de inglés, son profesores de educación general y solo el 20% de estos profesores son egresados en Educación Mención Inglés o en Lenguas Modernas”.

El panorama cambia en Media, donde señala el docente, que el 50% de estos educadores sí pertenecen al área, lo que posibilita una mejor enseñanza. “El nivel que tienen, por lo menos en Media, es suficiente para enseñar lo que se aspira en el currículo, claro, tienen que mejorar como todos los profesores en todas las materias”, adujo Valdez.

Deploró que en la actualidad las autoridades educativas están enfocadas en la modificación del currículo cuando lo que se necesita es la aplicación de una política de enseñanza de idiomas.

Algo que también destacó como negativo y muestra de la falta de voluntad para mejorar el aprendizaje del idioma es la ordenanza 2005-02, la cual fue creada y aprobada por el Ministerio de Educación con las condiciones para “posibilitar que se aprenda inglés en las escuelas”, sin embargo, “a eso no se le dio seguimiento”.

Experiencia en clase

El panorama planteado por el estudio refleja casi a totalidad las vivencias de los estudiantes Jorge Santiago de la Cruz, del Politécnico Ana Lilians Miranda; Karina García, del Liceo Oficializado San Rafael, y Diani Recio, del Liceo Unión Panamericana, quienes, tras concluir el bachillerato, quedaron solo con conocimientos básicos de inglés. 

Los tres jóvenes señalaron, por separado, que era normal que casi la totalidad de los alumnos aprobaran la materia.

Jorge, de 23 años, dice que aunque tuvo buenos profesores su aprendizaje fue más o menos regular, lo que le permite en la actualidad entender un poco el idioma en forma escrita. Añade que los primeros años de clases consistían en la enseñanza de los verbos, dibujos, colores, fecha, su nombre, Etc. La formación incluía también diálogos y canciones en algunas ocasiones.

Karina, de 19 años, señala que fue poco lo que aprendió en la escuela, pues “ellos se enfocaban mucho en conjugar el verbo “to be” y otros verbos. Todos los años era lo mismo: los meses, los colores, los días de la semana, los objetos del salón de clases. “Entiendo algunas cosas, por ejemplo, happy, movie, music, los días de la semana, presentarme con mi nombre y cosas así”.

Diani, de 17 años, en cambio, relata una experiencia un poco más alentadora, pues asegura que su último año de estudio, el cual cursó en el Liceo Panamericano, fue de gran provecho: “Cuando estudié en San Juan nos daban el inglés en español y solamente nos daban verbos y luego nos ponían a buscarlo, entonces creo que eso no ayuda mucho”.

Una conclusión común de los jóvenes, dos de los cuales ya cursan estudios universitarios y otra -Diani- se apresta a graduarse de Enfermería para continuar la carrera de Medicina, es que debe aprovecharse más la enseñanza del inglés y otros idiomas en las escuelas.

Los estudiantes

Diani Recio
Estudiante de Enfermería
“Yo puedo entablar una conversación normal con una persona que hable inglés; sé algunas frases y si me ponen una película en inglés podría entender un 50%. Algo que me llama la atención por mi experiencia es que en las escuelas rurales se pone poco empeño en la formación de esta asignatura”.

Jorge Santiago de la Cruz
Estudiante de Ingeniería
“Esa formación me dio la facilidad de leer y entender más o menos algunas cosas, pero no de hablar, no para tener una conversación fluida, aunque puedo entender algo, pero no lo puedo hablar, me defiendo un poco, cualquier cosa que vea puedo decir lo que significa, pero si vamos a hablar ahí es otra cosa” .

Karina García
Estudiante de Odontología
“Las conversaciones que nos daban se enfocaban en preguntarnos cuál es tu color favorito, tu nombre, edad, qué te gusta hacer, los números, eso lo hacíamos todos los años en una presentación, pero la verdad es que al final del bachillerato de todas las materias que cursamos el inglés fue la que menos aprendimos”.

Por El Caribe

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *